viernes 29 de mayo de 2009

LA MANCHA DEL PECADO, Carroña (2009)

Esta se la debo desde hace semanas al chamaco Miguel Perez, quien a pesar de estar localizado en una de las ciudades mas violentas del mundo se parte el culo y el alma construyendo musica/ruido/concocciones ensordecedoras de lo mas bizarras. Como me dijo en su primera misiva, ‘antes que me maten en una batalla de la mafia quiero que alguien escuche mi musica’. Y pos’ por eso estamos aqui mi guey! Hijole cabron!

Resulta que Miguel Perez solia tocar en una banda llamada EL C.E.R.D.O. Los trate de localizar a traves del enlace que el mero Perez me envio pero el sitio ya no existe. La Mancha del Pecado es su nuevo engendro y es tan bizarro que muchos ni siquiera lo considerarian musica. Pero esta cabron si que anda chingado a lo macho. Carroña es para aquellos que quieren incomodarse escuchando ruidos que no tienen ritmos, pasajes que suenan a naturaleza ya devastada, bajos masivos sin acompañamiento percusivo, silencios que no son silenciosos, etcetera, etcetera...

Carroña es el resultado de lo que la humanidad le ha hecho al mundo. O como el mismo guey crudamente lo pone, ‘Solo restos quedan de esta pura y gran biósfera. Arboles, montañas, rocas estan constantemente hablándonos usando la voz del aire y el agua. Solo que nosotros estamos sordos, ciegos e insensibles para percibir esta majestuosidad gracias a la civilización degenerativa, sobrepoblación, industrialización que nos hace comer de carroña procesada, industrializada y sanitizada. La hegemonía que nos hace creer, absorber y consumir basura cultural atándonos a esta maquinaria sin fin construida con las cadenas del poder y teniéndonos constantemente en la mira de los cañones del capitalismo.

Tienes que comprar, consumir y desechar. Es un aspecto desolado el que aparece al pensar sobre que es lo que va a quedar de esta tierra en 20 años cuando billones de capitalistas consumistas se reproduzcan en sus países de origen.

Humanos como buitres comiendo de un venado muerto.
Libérate de la carroña humana y date la oportunidad de escapar hacia lo que es real de vez en cuando. Así estarás un paso más cerca del verdadero sentido de la vida. Escucha lo que los bosques, las montañas, el desierto y el mar tienen que decir…’

Yo solo digo, chinga tu madre carbon! Suenas como mis amigos...

((Adueñatelo Aqui Pinche Pendejo))