miércoles, 10 de junio de 2009

SAVE ME FROM MYSELF - La Mujer Barbuda del Circo Tocaba la Guitarra en Korn

No soy la autoridad para hablar sobre este libro. Primero porque no soy un fan de Korn y segundo por que este libro es tan insoportable que ni siquiera lo termine de leer. Como tres cuartos dentro de Save Me From Myself, Brian ‘La Mujer Barbuda del Circo’ Welch, ex guitarrista de Korn y actual imitador de Jesucristo, encuentra la palabra de Dios y se convierte en un fanatico de la religion. Asi que ahí mismito deje de leer y devolvi el libro a la biblioteca municipal.

Save Me From Myself cuenta la poco interesante historia de Welch, quien fue hijo de sus papas e, increíblemente, tiene un hermano. Digamos que lo único increíble de la historia de este individuo es que hizo millones tocando la guitarra en Korn, banda cuya música carece totalmente de arreglos guitarreros.

Segun el libro, Welch tenia un gran complejo de inferioridad. Handicap que segun el mismo, justifica sus toxicas relaciones sentimentales y su descenso en un submundo Dantesco.

De muy joven, Welch se enamora de una chica de huacha floja y por cuyos agujeros entraban jóvenes de todas las edades, etnias y grosores. Welch claro esta, permanentemente de gira, era un candido, un huevas tristes, un ingenuo bien pensado que no se comia rumores de que su hogar se habia convertido en bulin. Con las dudas y entre conciertos, Welch recriminaba a su esposa y cuestionaba sus quehaceres. Ella, drogada hasta el cielo, siempre negaba todo. Aun en aquellas ocasiones en las que Welch podía escuchar el gemir de un macho soltando toda su hombría dentro de su esposa, ella lo negaba, y el muy imbécil, le creia.

Según Welch la tentación de la vida de una estrella de rock era grande. Pero el fiel a sus sentimientos nunca traiciono a la perra de su esposa. Si, tenia sus vicios, como no. De hecho si hay algo que lo unia a la meretriz de su mujer era el gusto por las drogas y el sadomasoquismo. Las partes mas comicas del libro derivan de este ultimo hobby. Los pasajes que detallan la violencia de el en contra ella no tienen precio. En una ocasión, consciente de que su esposa era la puta del barrio, Welch aprovecha para clavarsela y luego toma su skateboard y la comienza a golpear sin piedad. En otra ocasión, Welch le ablanda la cara a puño limpio.

Korn le dio todo a Welch. A esta banda el largiducho guitarrista le debe mucho. No solo su fortuna sino que tambien su despertar divino. En un flotante momento de claridad cambia todo cuando Welch escucha a su hija tararear la canción “A.D.I.D.A.S.” (cuyo coro repite 'todo el dia pienso en sexo') y decide ponerle fin a ese estilo de vida. Como es el tipico refugio de los desesperados; Welch se convierte en un cristiano y deja la banda.

Si hay algo rescatable sobre este personaje es que todo lo hace por su hija. Renuncia a una de las bandas mas populares del mundo por sus creencias. Korn será un grupucho de mierda, pero a el lo que le importa es su hija y Dios. Bien por el. De hecho es un humano con cualidades mucho mas rescatables que el imbécil de Fieldy, bajista de Korn. Lo que no se explica en Save Me From Myself es su transformación física de chico blanco de los suburbios a mujer barbuda de circo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

su libro me iso pensar.... el cristianismo es una mierda y head es un invecil pero apesar de todo porfin pudo ocuparse de su hija

Anónimo dijo...

Al chile karnal chingas a toda tu reputa madre we, xke si tu estuvieras en sus zapatos estarías muerto d una vez y kual pinche Anónimo soy El HV kike

Ignacio Brown dijo...

Mira mejicano imbecil, aqui no se aceptan menores de 12 y juzgando por tu comentario me imagino que eres virgen y no mayor de 11, asi que vete a la casa de la chingada como dicen en Mexico.