viernes, 9 de abril de 2010

Sobre Demos y Tumbas...y NECRODEATH!!!

Historia Verdadera: Cuando era chibolo solo habian dos metaleros en mi barrio; Chilcano y yo. Chilcano era mayor que yo y como sus padres lo dejaban tomar el bus y alejarse del barrio, el tenia los contactos metaleros. Asi que Chilcano era el que conseguía toda la música caleta, los discos rebuscados, lo subterráneo de lo subterraneo. No importaba que todo lo que conseguía eran cassettes de decima generación que sonaban absolutamente a mierda, ni que no se podía diferenciar las guitarras de la batería. Lo que importaba era que Chilcano me introdujo al metal brasilero de Sarcofago, Vulcano y Sepultura, lo que importaba era que sus contactos eran capaces de descubrir pequeñas joyitas como Imperator de Polonia y que a el, con su cabeza hidrocefalica y su actitud de cojudo y todo, le parecía que el primer demo de Minotaur (The Oath of Blood) era el mejor disco grabado en la historia.

Chilcano también tenia acceso a fanzines extranjeros y un dia se apareció con una copia de Slayer, el fanzine del mutante noruego Metalion. Para aquellos que no saben, Slayer es quizás el fanzine mas importante en la historia del metal extremo. Por su localización (Noruega), su creador Metalion fue compinche de todos aquellos talentosos criminales que revolucionarian el black metal y vivio en carne viva las tragedias que sucedieron al principio de los 90’s. A mi siempre me gusto el metal, pero para serles franco, mucho del black metal de la segunda generación me parecía demasiado acido. Tuvieron que pasar algunos años hasta que pude aceptar aquellos aberrantes sonidos como música digna de ferviente admiracion. Eso si, siempre estuve fascinado por la estética de estas bestias. Y claro, por los logos. Ese dia, hojeando un articulo sobre Mayhem en el fanzine Slayer Chilcano me dijo, ‘ mi pata que tiene su grupo Ataud, dice que Mayhem son bravazos. Le pregunte que significaba la palabra Mayhem y no me quizo ni decir’. Creo yo que ya se habían inventado los diccionarios bilingües por esas épocas, pero no se que es lo que poseería al imbécil del amigo de Chilcano a no querer traducir esa palabra. Como si la mera pronunciación de ‘Mayhem’ conjurara demonios ultrajadores.

Ahora que ya soy un discipulo puedo apreciar la musicalidad (y falta de ella) de todas estas bandas metaleras, pero por esas épocas yo dudaba de la validez - en términos musicales - de muchos de estos grupos. Se me hacia imposible creer que un ser humano podría disfrutar música que era tan carente de estructura y melodía. Las grabaciones de estos demos eran por lo general de tan inferior calidad que a veces uno no podia notar donde comenzaba la música y donde terminaban los ruidos estaticos. No ayudaba que Chilcano se robaba los cassettes originales que sus viejos coleccionaban de Pandora y Los Muruchucos para grabar encima demos de Shub Niggurath y Toxodeth.

Asi que un dia se me ocurrió una genial idea; grabaria yo un cassette de death metal, sin instrumentos ni nada y se lo daría a Chilcano para que el lo desparrame por la escena metalera. Mi logica era simple; si en estos demos que Chilcano coleccionaba no se notaban los instrumentos entonces daria lo mismo grabar un demo sin instrumentos. La nota fue muy simple; tome un cassette de Jose Luis Perales de mi vieja, le arranque las etiquetas y me encerre en mi habitación. Pegue la boca a una pequeña grabadora y empece a gritar como un monstruo con la barriga llena. Para disimular la bateria golpeaba un vaso de vidrio con un lapicero, mientras me zurraba rápidamente en la cuerda mas gorda de una guitarra acústica. Cuando los temas terminaban silbaba, disimulando asi el feedback que disparan los amplificadores y las guitarras entre canción y canción. Debo de haber grabado al menos cinco temas. No me preocupe ni de solos de guitarra, ni del arte de portada, ni de diseño alguno. Si hay algo que nunca he tenido es talento de dibujante.

Necesitaba un nombre para mi banda asi escogi lo primero que se me vino a la mente; Necrodeath. Vale la pena notar que hay una banda italiana del mismo nombre. Ellos están juntos desde el ’85 pero les juro por mi madre que en ese entonces no había escuchado de ellos. Cuando le di el cassette a Chilcano le dije que como Imperator, Necrodeath provenían de Polonia y que el demo se llamaba Fetal Fart Purulence. Esa tarde, se fue muy contento el putas a escucharlo a su casa. Yo por dentro me cagaba de risa. Cuando volvi a ver a Chilcano al dia siguiente, me dijo con una sonrisa de oreja a oreja, 'oye, de la puta madre Necrodeath.'

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Jajaja. ¡Me he cagado de la risa!

AbraxasPerú dijo...

relamente una buena historia ke me animó una tarde en la oficina jajajaja, y atodo esto chilkano sabe la verdadera historia

Ignacio Brown dijo...

despues de unos dias chilcano se dio cuenta de que todo era un farza. una tomada de pelo. se quedo el cassette y lo escucho varias veces. se volvio un fanatico, pero creo que los silbidos lo hicieron dudar...