lunes, 12 de julio de 2010

HëLLVOX, Increasing Hate (Satanica, 2010)

Este es el cuarto disco (después de Infernal Massacre, Inanna y Deseret) que cubro en mi intento por apoyar al metal latino. Ojo, cuando digo ‘apoyar’ me refiero a ofrecer una opinión objetiva de la música. Todos sabemos que si nos engañamos y comenzamos a besar culos en lugar de decir las cosas como son lo único que hacemos es bajar los estándares y crear un falso sentido del logro. Y digo esto a modo de advertencia porque hay quienes piensan que uno no debe vociferar su voz si esta representa una opinión negativa. Y digo esto porque el disco en cuestión es mas feo que mamada de piraña.

Hëllvox es un cuarteto argentino de metal no tan extremo. Encylopaedia Metallum los tiene listados como death metal pero yo los clasificaría como un hibrido entre el nu metal y el groove metal. Como sabemos, el nu metal fue la peor mentada de madre que le ocurrió al genero duro en toda su historia y el groove metal tuvo un auspicioso comienzo (Pantera) y un vergonzoso final (Soulfly), aunque para muchos este subgénero vive en la exitosa música de bandas como Gojira y Lamb of God. Osea, las probabilidades de que esto funcione son casi nulas.

En el caso de Increasing Hate, el debut de Hëllvox despues de un EP llamado Born in Hell, el problema esta por todos lados. Comenzando por la grabación y la mezcla que empujan al frente a un bajo famélico y desbalancean una guitarra a la cual le falta fuerza y punche y terminando por las voces afónicas y monótonas del vocalista The Italian Motherfucker. La chapa del tio es irritante, pero no tanto como las voces melódicas que hacen acto de presencia en los coros de muchas de estas canciones.

Como si esto fuera poco, los temas divulgan una crisis de identidad barbara. El colmo es un tema llamado “R.A.C.S.” en el cual la banda hace un patético intento de canalizar el espíritu de Alice in Chains. Al menos las letras son para cagarse de la risa aunque sinceramente dudo que esto sea intencional. Las demás canciones no tienen nada de grunge, pero si constantemente presentan esa marcha entre la guitarra y la batería tan típica del groove metal y esos tonitos guitarreros insoportables tan típicos del nu metal.

Hëllvox tienen buenas intenciones y sin lugar a dudas poseen un espíritu guerrero. Es obvio que esta banda tiene las ganas de hacer las cosas bien. Este disco viene con una presentacion bastante profesional y limpia. Una lastima que todo quede ahí. Porque a la música le falta harto.

No hay comentarios: