lunes, 13 de septiembre de 2010

EASTERN FRONT, Volume 2 (Enigma, 1982)

Cuando esta compilacion fue editada yo tenia solo 7 años de edad. Que recuerdo de esa epoca? Recuerdo que mis padres aun no se separaban y que yo aun no descubria la paja.  Tambien recuerdo que ese año se celebro la copa del mundo en España y que esa fue la ultima vez que mi pais asistio a un mundial. Compartimos el grupo con Camerun, Italia y Polonia. Estos ultimos nos dieron una leccion humillante que nunca olvidariamos; 5 a 1. Obviamente, mi equipo solo jugo tres partidos antes de ser despedidos de vuelta sin ceremonia alguna.

Cuando mi pais jugo contra Italia no fui al colegio. Nadie fue. No fui el unico que falto. Ese dia hasta las oficinas tuvieron records de ausencia. Ese dia la nacion quedo paralizada. El primer partido lo habiamos empatado a 0 con Camerun y nuestras esperanzas se elevaron mas de lo debido luego de un milagroso empate a uno con Italia. Pero en el tercer partido, el equipo del pelon Lato encontro huecos hasta donde no existian.

Desde entonces, mi equipo a valido verga y en mas de una ocasion he secretamente deseado que el futbol se prohiba en mi pais. Es absurdo lo se, pero el dia que el equipo de Venezuela te golea es el dia en el que debes de retirarte del futbol profesional. 

El hardcore es musica de protesta. Protesta contra la sociedad, protesta contra cualquiera que sea el sistema, protesta contra todo partido que este en el poder, protesta contra tus padres, contra la religion, contra los amigos que te traicionaron, contra la chica que te paso una enfermedad venerea, contra la resaca, contra la cerveza demasiado light y contra todo lo que quieras.  Si bien entre estos temas no hay ni uno que tenga que ver con futbol, igual por aqui se desparrama la misma clase de bilis que yo tambien desparramo cada vez que pienso en el futbol de mi pais.  

((El Frente del Este))

3 comentarios:

Roberto Zapata Prado dijo...

Hola, saludos de silocybe.blogspot.com

Gary dijo...

el pelao markarian es la solución... no hagas bilis

Ignacio Brown dijo...

puta madre, ojala...