viernes, 1 de octubre de 2010

SALEM MASS, Witch Burning (Akarma, 1971)

Al parecer las opiniones acerca de este disco varian desde lamidas de culo propias de coprofagos hasta la indiferencia mas soberana. Creo yo, que muchos clasicos de culto tienden a provocar reacciones asi de divergentes. Yo, hasta hace dos semanas, no sabia nadita al respecto de esta banda de Idaho, pero como un viernes tenia algunos dolarillos que tirar y unos minutos que perder comence a rebuscar copias baratas de bandas viejas de las cuales no habia escuchado nada.

De hecho, pille Witch Burning por su precio de $6, por sus connotaciones metalicas, o mejor dicho por su tematica embrujada, y por su incandescente portada y espere nada de alto corte.  No tener expectativas siempre es un buen comienzo.

Los detractores de este disco se concentran en la falta de destreza de los instrumentistas. No estoy de acuerdo. Claro, que si los comparan con Uriah Heep or Emerson, Lake & Palmer la diferencia en niveles es obvia, pero tambien injusta. La musicalidad de Salem Mass es basta y el talento de sus compositores tambien. Si se esta buscando rock progresivo de calibre super tecnico, entonces entiendo la decepcion. Si estas buscando hard rock setentero con coqueteos al rock progresivo, entonces como que la cosa se pone mejor.

Witch Burning comienza con un excelente tema de diez minutos que le da el nombre al disco. Es un jam simple, apimentado con guitarras blueseras pero mas que nada es concentrado en el profundo organo de Jim Klahr. Otros temas van desde el funk duro de "You Can't Run My Life" hasta el sublime rock duro de "You're Just a Dream". Humos de krautrock interfieren de modo prudente. Como quisiera que esta banda se hubiera prestado mas al exceso. Aun asi, este Witch Burning es un gran disco.

((Quemar a la Bruja)) 


2 comentarios:

zkombroz dijo...

cierto , vale la pena escuchar este disco saludos y gracias.

David Vega dijo...

Muy buena la banda, no la conocía, me da risa la expresión (o más bien la falta de expresión) del rostro de la bruja que está siendo quemada.