viernes, 22 de octubre de 2010

TO LIVE IS TO DIE, La Vida y Muerte de CLIFF BURTON (Jawbone Press, 2009)

Este libro escrito por Joel McIver nos cuenta de modo cronológico la historia del bajista de Metallica Cliff Burton. También nos cuenta de modo ligero y superficial la historia de la primera mitad de la carrera de Metallica. Aquellos que solo aprecian los primeros tres o cuatro discos de esta banda concluiran que fue Burton quien le puso la clase y el gusto al thrash metal de Metallica. A juzgar por este libro, parece que asi fuera, pues el escritor nos revela que con harto talento, infinita pasión y conocimiento fue Burton quien elevo la música de esta banda de thrash mediocre a punteros de la efervesciente escena de la costa oeste.

Lo curioso del libro es que contiene pocos aportes de los otros tres miembros de Metallica. Kirk Hammett escribió la introducción pero es tan corta y mediocre que pareciera que el guitarrista la hubiera escrito a regañadientes. Y Hetfield y Ulrich solo aparecen ocasionalmente – a modo de citas obtenidas de entrevistas pasadas - para prestar pleitesía a Burton. Pero lo que esos tres músicos tienen que decir parece tener poca importancia. El corazón del libro esta en la familia de Burton, en su profesor de bajo, sus amigos, su novia y los miembros de su primera banda Trauma. Son ellos quienes nos presentan al buen hijo, (nunca se mudo de la casa de sus padres) al fanatico de la música, (una de sus bandas favoritas era R.E.M., su bajista favorito era Jaco Pastorius) al estudiante del instrumento, al joven maduro, tranquilo y algo introspectivo. Como la mayoría de biografias, To Live is To Die nos presenta a un personaje perfecto, un humano sin defectos y con un futuro que solo hubiera podido deparar triunfos.

To Live is To Die es un libro regular. Nada mas. Nada menos. McIver es un escritor que no usa ninguna artimaña, pero cuyo brazo tampoco parece tener ninguna carta bajo la manga. Ademas, la histora de Burton carece de interés. Si, el largiducho bajista fue muy talentoso, pero eso no hace que su historia, además de corta sea muy interesante. Burton no era borracho, ni drogadicto, ni racista, ni pederasta. Al parecer era un tipo algo serio y humilde que encontraba los placeres en las cosas simples de la vida. Cerveza, novia y música; parece que esos tres elementos resumían todo su interés. Y McIver al tener poco con que jugar se ampara en detalladas descripciones del estilo musical de Burton. El autor describe las notas de cada canción de cada álbum. Ademas, también ahonda en el desarrollo técnico durante su etapa pre-Metallica. Numerosas paginas con contenido como este solo serán apreciadas por estudiosos del instrumento. A los demás nos servirán de somnífero.

Nunca he sido un fanatico de Metallica. Me gustan los primeros tres discos. En su época estuvieron entre mis favoritos. Hoy en dia, me sumo a los miles que creen que desde el accidente del ’96 que nos robara de este gran talento, la calidad musical de este cuarteto a caído a niveles totalmente mierdisticos. Muchos tienden a teorizar que de haber sobrevivido, Burton nunca hubiera dejado que la música de Metallica se comercializara a los niveles de atorrancias ridículas como St Anger o Load y Reload. Pero en entrevistas conducidas alrededor de la época de Master Of Puppets es el mismo Burton quien avisora un ablandamiento del sonido de Metallica. Esta es pues, la única gema con la que uno se queda luego de terminar este libro. La triste idea de que con el o sin el, Metallica se hubiera convertido en la misma cagada que son hoy en dia.

3 comentarios:

César Monterroso dijo...

Interesante tu blog, escribes bien y tratas de dar tu opinión e información extra como para que el lector se pueda hacer una idea propia.
Te estoy devolviendo la visita, son del blog del Comercio, Headbangers
http://blogs.elcomercio.pe/headbangers/

Ignacio Brown dijo...

Cesar, Gracias por comentar. Gracias por la visita...

Unknown dijo...

Buen artículo, aunque discrepo un poco con que solo los 3 primeros discos de Metallica son buenos. Para mi los 4 primeros fueron unos discazos, el album negro fue bueno y luego la calidad empezó a decaer, siendo el punto más bajo St. Anger. Death Magnetic no estuvo tan mal.De cualquier manera sabes si este libro se puede conseguir en Lima en algún sitio.