sábado, 21 de abril de 2012

RECORD STORE DAY y la TIENDA de VINILOS MAS GRANDE del MUNDO

El tercer sabado de cada Abril se celebra Record Store Day en los Estados Unidos y en otros paises. Esta fecha fue escogida por un tal Chris Brown para celebrar 'el arte de la musica'. O a si dicen, en realidad fue por primera vez celebrado en el 2008 con el proposito de ofrecer soporte a las alicaidas tiendas de discos independientes que han visto su flujo de negocio ser reducido al minimo.

Como sabemos la industria del disco esta de cabeza y algunos argumentarian que se encuentra en proceso de extincion. Desde la revolucion tecnica de internet (MP3's, Napster, etc) numerosas multinacionales han quebrado y las que no, han tenido que cortar su staff en un 80% para mantenerse en numeros negros. Las disqueras y las tiendas independientes han sentido el golpe aun mas fuerte, pues al no ser parte de ningun conglomerado no han tenido el soporte economico para mantenerse en el negocio. Se estima que durante la ultima decada, alrededor de 3,000 tiendas de discos han cerrado en los Estados Unidos.

Esta situacion la vivi en carne propia cuando hace exactamente un año la tienda de discos que solia visitar semanalmente cerro sus puertas debido a las pobres ventas. Mi amigo, The Mighty Mojon, quien fue empleado de esa tienda desde su inicio, me contaba que habian dias en los que no vendian ni un disco y en un par de ocasiones hasta habian tenido dias negativos en los que el dinero recaudado en ventas era menor que el dinero devuelto a los clientes que retornaban discos defectuosos y/o otros cachibaches. Hilarante, lo se. Pero ademas ridiculo y triste.

En lo que a mi respecta, siempre he estado al tanto de Record Store Day, pero nunca habia marcado le fecha en mi calendario, razon por la cual siempre me he enterado de esta un par de dias despues. Felizmente una chica del trabajo me paso la voz ayer e hice una nota mental. Luego hice una busqueda en internet y vi la lista de tiendas participantes. De las seis, habia visitado cinco en las ultimas cuatro semanas y practicamente habia arrasado con los discos que me interesaban. La unica tienda que no visitaba desde hacia tiempo era Bananas Records & Movies en St. Petersburg, tienda auto-proclamada como 'la mas grande del mundo' (almacenan mas de tres millones de LP's y 45's) en lo que a vinilos se refiere.

La primera vez que visite Bananas fue en el 2009. Primero les di una llamada para preguntarles si tenian discos de heavy metal y un viejo amable me dijo que solo un manojo, 'Kiss, Alice Cooper, cosas asi' argumento como queriendo consolarse. Aun asi decidi pegarles una visita.

Bananas se encuentra en un area industrial de St. Pete y por ese entonces operaba desde dos edificios localizados uno al frente del otro; un pequeño garaje dedicado a la venta de discos compactos y un edificio de dos pisos, solo accesible desde el segundo piso, dedicado a la venta de vinilos.  Decir que Bananas es el sueño del coleccionista de discos de vinilo es una modestia. Lo primero que uno nota al entrar al edificio son los estantes de vinilos arreglados a modo de biblioteca. Anaqueles posicionados en forma de pasillos albergan cajas repletas de vinilos ordenados por generos, alfabeticamente y por tamaño. La coleccion de siete pulgadas es para cagarse, sobre todo si uno es fanatico de la musica grabada antes de 1980 y se concentra en el country, el blues y el soul, razon por la cual mi primera visita me dejo cierto sinsabor.

La segunda vez que visite Bananas fue en el 2010. Acababan de abrir un segundo local mas grande en el cual estaban vendiendo peliculas y discos compactos y aquel dia la tienda apestaba a pegamento y detergente. La tienda habia estado abierta tan solo hacia unas horas y los empleados aun se encontraban arreglando y desarreglando los materiales de venta. Decidi darle una rapida mirada a la seccion 'Rock' de compactos y al no encontrar ni un puto disco de metal sali con las manos vacias y decepcionado.

Hoy fue la tercera vez que visite Bananas y puedo decir con toda sinceridad que esta es ahora si, quizas no solo la tienda de discos mas grande del mundo, sino que es ademas, una de las mejores. El local de las peliculas y los compactos ha sido transformado totalmente y ahora incluye un pequeño escenario para que toquen bandas en vivo. Ademas, a los tipicos compactos y las peliculas, han agregado una seccion de libros y una seccion gigantesca de vinilos tambien organizados por genero. Al entrar, lo primero que busque fue una seccion de vinilos de 'Metal' y luego de un rapido escaneo del amplio local, lo divise; a la derecha, junto a la pared y bien cerca de la maquina registradora, bajo un papelito blanco pintarajeado con lapicero negro y con letras que habian sido repasadas por la mano de un pajero encontre por fin una seccion de 'Metal' en vinilo. Casi me pongo a llorar de la emocion...

Por lo general, un Record Store Day incluye actuaciones en vivo, refrescos gratuitos, vendedores de comida, alguito de alcohol y una que otra oferta. Ciertas disqueras independientes, a modo de promocion, coinciden sus lanzamientos con esta fecha. Cuando llegue a la tienda lo primero que note fue que el parqueo estaba repleto y cuando entre al pasillo divise algunos vendedores de comida que habian improvisado estantes de venta. Al entrar a la tienda me sorprendio el numero de gente. La mayoria ojeaba los hileras de discos de modo casual. Pocos parecian tener discos en sus manos, la mayoria calentaban cerveza en vasos rojos de plastico mientras esperaban a que los cuatro mocosos que afinaban sus instrumentos en el escenario empiecen a tocar.

Yo me apresure a la seccion de vinilos metaleros. Estaba salibando, las manos me temblaban. Los primeros discos que me llamaron la atencion fueron los primeros de Anthrax, pero estaban caros ($25). Luego fueron los dos primeros de Crossfire, la banda belga de speed ochentero. Luego divise otras joyas de metal de antaño; los primeros de Avenger, BattleAxe, Demon, Girlschool, Jaguar, Judas Priest, Legend, Mama's Boys, Tytan y otros discos de los 80's que no conocia. Parecia que algun cuarenton cansado de que se burlen de el por estar estancado en el tiempo hubiese vendido su coleccion completa de la NWOBHM.  Debo admitir que siempre me ha molestado lo vacias que suelen estar las tiendas de discos, sin embargo hoy, mientras chequeaba esta seccion de vinilos, senti lo opuesto, deseaba que todo el mundo desapareciera y que me dejen toda la tienda para mi solo.

Poco a poco comence a separar los discos que queria comprar. Mi total promediaba los $90 y no habia modo responsable de gastar tanto dinero. Ademas, aun me quedaba la seccion de compactos y tenia esperanzas de que la seleccion hubiese mejorado desde mi previa visita. En ese momento comenzo a tocar la banda. No entendi su nombre cuando lo anunciaron. Felizmente, los encargados del equipo de sonido habian sido prudentes al limitar su volumen, pues estos chicuelos improvisaban jazz con gran entusiasmo, pero con poca tecnica, minimo talento y cero inspiracion. El primer tema fue segun ellos un cover de "Ain't No Sunshine When She's Gone" de Bill Withers y cuando lo anunciaron alguna gente dejo escapar unas carcajadas. Luego tocaron una version de "The National Anthem" de Radiohead, la cual reconoci por la linea del bajo.

La seccion de compactos no me trajo ninguna sorpresa. Encontre un disco de Black Tusk (Passage Through Purgatory), uno de King Diamond (Them), uno de Kreator (Coma of Souls), uno de Atom Seed (Get in Line), el auto-titulado de Sinister Realm y el split entre Satyricon y Enslaved (The Forest is My Throne / Yggdrasill). Cuando termine la seccion de compactos tenia tantos discos en mis manos (incluyendo nueve vinilos) que no podia balancearlos. Al final tuve que cortar mis opciones. Ninguno de los vinilos estaba a precio modico y ninguno de los discos compactos meritaba mucho sacrificio. Opte por comprar el Power Games de Jaguar, los dos de Holy Terror (Terror & Submission y Mind Wars) y el split entre Enslaved y Satyricon. Mi total fue $60. Para ese entonces habia una chica cantando algo de folk con su mandolina en el escenario asi que era el momento propicio para salir porque no aguantaba ni un segundo mas de esa mierda. Mientras pagaba pregunte si vendian agujas y me dijeron que para eso me tendria que dirigir a la tienda de vinilos, la cual se localizaba a unas seis manzanas.

Una vez en la tienda de vinilos pulule por los pasillos absorbiendo el olor a papel avejentado y alucinando con la gente. Habia mucho viejo y los pocos menores de 40 que estabamos ahi, teniamos pinta de nerds. Yo no creo que me parecia a esa gente, pero una cosa era segura, todos ahi compartiamos cierta obsesion por la musica, cualquiera que esta fuera. Observe a un chiquillo de unos 17 con una panza bondadosa comprando un vinilo de Django Reinhardt y me dio un gran gusto.  En los pasillos habia gente sentada en el piso junto a montañitas de discos que habian separado, leian con atencion y concentracion cada detalle impreso en las fundas, analizaban cada letra como si fueran libros de filosofia que tenian que entender e interpretar. Yo me perdi un rato en la seccion de rock, pero ya no buscaba nada en particular. Francamente, solo queria estar ahi un rato mas.

Me acerque a una seccion cercana a la registradora donde vendian agujas, felpas y liquidos para limpiar discos. Una señora de unos 60 se me acerco y muy amablemente me pregunto si me podia ayudar. La seguia de cerca un perro ciego que masticaba un hueso de plastico gigante. Le dije que si, que buscaba una aguja. Me pregunto por el modelo y le dije que no tenia idea, me pregunto por la marca de mi tocadisco y le dije que no recordaba. 'Es roja', le dije, 'de las ordinarias', y sonrio como me imagino le ha sonreido a tantos despistados. Queria comprar algo, era Record Store Day y queria contribuir a que Bananas no corra la misma suerte de tantas tiendas independientas, asi que le pregunte por los liquidos para limpiar vinilos y me recomendo uno barato. No habia uso en comprar uno caro cuando lo unico que los diferencia son las marcas, argumento la señora. Yo le agradeci la honestidad.

Cuando pague la señora le dijo a su esposo, un viejo de unos 65, que me diriga a la salida en el primer piso. Estaba lloviendo a borbotones y me podia resbalar en las escaleras de acceso que estan instaladas en la parte exterior del edificio. Segui al anciano por un angosto pasillo de escaleras cuya paredes estaban rellenas de libros de musica. El primer piso contenia miles de vinilos mas, posicionados en cinco niveles de anaqueles. La mayoria de pasillos estaban vacios con excepcion de una pareja de enamorados que estaban sentados contra una pared mirando discos. Podrian haber estado alli desde hacia dias y nadie se hubiera dado cuenta. 'Esto es increible', le dije al viejo. Me sonrio y buenhumorado respondio, 'tengo un almacen con 20,000 discos mas y hace diez años que ni siquiera lo visito'

3 comentarios:

Rafael dijo...

mierrrda!! como te envidio carajo T-T yo quiero estar ahí.

B.N.Fanzine dijo...

Me adhiero al comentario de Rafael. Esas tiendas son como las disneylandia de los vinilos.... finalmente no creo que la industria del disco vaya a morir seguirá en transformación pero no morirá...

MetalizeR dijo...

uff me has hecho recordar cuando vivia en LA y religiosamente me metia un viaje en bus y tren para visitar amoeba records, la tienda de discos local, etc.. cada fin de semana. Minimo tenias que estar un dia entero buscando entre tantos discos con las manos llenas de polvo, pero valia la pena jeje.
Que buenos discos te llevaste ese dia, mis respetos!