sábado, 4 de agosto de 2012

SCION ROCK FEST - o Como Perdí la Cabeza Tras Tres Vodkas, Seis Cervezas y Tres Horas de Sueño

Son las diez y treinta y cinco de la noche del sábado 2 de Junio y acabo de recuperar el conocimiento. Me encuentro en un descampado, con grass que me llega hasta las rodillas y una picazón en los tobillos tan intensa que me ha sacado de un estado de zombie en el cual me encontraba quien sabe por cuanto tiempo. Al notar que no se donde estoy, ni como llegue allí, me apresuro hasta la berma mas cercana, cada dos pasos tratando de sacudirme un millón de hormigas que me trepan las piernas. Estoy en una avenida en la cual nunca antes he estado. Esta oscuro y solo diviso a la distancia siluetas oscuras, al parecer tranzando algunos tramites ilícitos. En ese instante me entra cierta desesperación y alzo el brazo con la intención de detener cualquier coche. Después de diez intensos minutos un taxi piloteado por un inmigrante de Nigeria se detiene. Apresurado y con el corazón en la boca le pido que me lleve a casa.

¿Como y porque llegue allí? Aun no lo se. Solo minutos antes estaba disfrutando de Saint Vitus en concierto y de repente me perdí en la noche, solo para encontrarme después de mas de dos horas.

                                                                     **********

Se suponía que el 2 de Junio seria uno de los mejores días del año. La compañía automotriz Scion había escogido a Tampa como el lugar donde ofrecería su concierto anual gratuito y yo me había estado preparando por semanas.

El listado de bandas que tocarían era tan largo que estas tuvieron que ser repartidas en cuatro locales diferentes. El nuevo local del viejo bar Orpheum albergaría el metal mas directo, comenzando con los locales Flyingsnakes y empalmando con los polacos Decapitated, quienes serian seguidos por Revocation, Origin, Suffocation y finalmente Exodus. El local mas pequeño Crowbar otorgaría una mescolanza de buen y mal hardcore; comenzando con los espasmodicos Cellgraft y siguiendo con All Pigs Must Die, Cerebral Pallzy, Phobia, Terror, Sick Of It All y de fondo los venerados Repulsion. Czar Bar suele albergar muchas fiestas de hip hop, pero Scion lo había elegido como el local ecléctico. Abriendo a las 4 de la tarde estarían Ides of Gemini, cuyo set de media hora seria seguido por los perturbantes sonidos de Vermapyre, Psychic TV, Wold, Oxbow y Merzbow como grupo de fondo. Finalmente, el amplio y remodelado Ritz tendría la noche doom, razón por la cual este seria el lugar donde tenia planeado pasar la mayor parte del festival. Abrirían Atlas Moth y estos serian seguidos por Witch Mountain, Church of Misery, Saint Vitus, Sleep y finalmente Down. Todo esto totalmente gratis. El único requerimiento era pillar los tickets con anticipación por internet.

Yo, como todos aquellos que habían esperado ese día por meses, había planeado mi itinerario con mucho cuidado. Mi tarde comenzaría con Cellgraft en Crowbar, luego saltaría a Czar donde vería a Gen P Orridge y sus geniales Psychic TV, cuyo set, se planeaba, terminaría a las 8:05, solo diez minutos después de que el set de Saint Vitus haya comenzado en el Ritz. Sleep tocarían en el mismo local de 9:05 a 10:05. Para terminarla, regresaría a Crowbar para presenciar a Repulsion en toda su gloria. Mi plan era perfecto, a prueba de balas. Pero entonces, ¿como termine perdido en un descampado? caminando por el grass sin dirección y sin motivo alguno y justo en los momentos en los que Sleep descargaban pedazos de mi adorado Jerusalem. ¿Como y porque chucha?

                                                                      **********

Luego de hacer méritos por mas de dos semanas para poder justificar mi ausencia con mi familia durante todo un sábado, llegue al acubanado barrio de Ybor City a las 4 de la tarde. En camino al local pare en una gasolinera para comprar una botellita de 5 Hour Energy. Para los que no saben, 5 Hour Energy es una pequeña pocima que sabe a una mezcla entre limonada y  vomito y que promete ofrecerte la energia de un semental con la verga tieza por al menos cinco horas. Habiendo dormido tan solo tres horas la noche anterior, ciertamente necesitaria ayuda cafeinica si quería mantenerme en pie durante este festival de siete horas. Fui solo, pero asumi que encontraría a unos cuantos amigos por ahi.
All Pigs Must Die - Al Menos No Habla Huevadas Entre Canciones
Llegue a Crowbar unos cinco minutos antes de que Cellgraft comienze su accidentado set. El local estaba abarrotado, pero no al punto del despelote. La audiencia, totalmente repartida en un 90% hombres, 10% mujeres, parecia comprender de una gran cantidad de menores de edad que no podian beber. Hecho del cual me pude aprovechar al tener el bar libre a mi disposicion. De entrada me encontre con The Mighty Mojon y su novia, los salude y apresure al bar. Segun yo, a las 4 de la tarde, necesitaba un vodka tonic.

Cellgraft comenzaron en punto. Su hardcore amorfo y violento no se vio favorecido por las fallas de sonido. El trio tampeño empujo sus temas de treinta segundos tanto como pudo, pero si la bateria no se caia en pedazos era el sonido que los jodia, guitarras que no sonaban y microfonos que se apagaban. Dio gusto notar la buena vibra del publico asistente. En vez de darles mierda, escupirlos o tirarles tomatasos, aplaudían el esfuerzo con una gratitud poco comun entre gente tan greñuda. Para cuando terminaron su set, yo ya estaba en mi segundo vodka tonic y The Mighty Mojon habia decidido marcharse a ver a Vermapyre en Czar.

All Pigs Must Die tuvieron un augurioso debut con God is War, editado por Southern Lord Records en el 2011 y misteriosamente durante su set, los californianos no sufrieron ningun desperfecto. El pogo comenzo y felizmente, ningun baboso en esa danza tropezó contra mi trago. Su crust hardcore sonó impecable; nada nuevo, solo temas cortos, potentes, con un rabioso al micrófono que escupía remedos de Discharge. No hubó mucho bla bla bla entre tema y tema, y yo lo prefiero asi. Me gusta cuando los vocalistas optan por cerrar la jeta y no hablar huevadas. Usualmente, mientras mas hablan los músicos, mas odio sus bandas y asumo que son unos ignorantes de mierda que no se merecen ni el cerote de mis oídos.

A las 6 de la tarde, ya empilado con tres vodka tonics en la cabeza, camine las tres cuadras de distancia hasta Czar. En el camino vi a David Vincent de Morbid Angel, con sus botas de vaquero, sus jeans al cohete y su sombrero de hombre Marlboro. El vocalista de Morbid Angel intentaba entablar cierta conversión en su celular mientras un rechoncho fan de unos 45 le decía y repetía cuanto adoraba su música. Vincent parecia esquivarlo, moviendose como el segundero de un reloj y repitiendo frases como, 'alright man, i am on the phone, alright, whatever'. No lo culpo. Cuando se es una estrella tan grande, uno puede ignorar tanta adoración.

Vermapyre estaban en medio tema cuando entre a Czar. Me pedí una cerveza en el bar localizado a la entrada e ignore los CD's compilados que estaban regados por toda la barra. Con un par de laptops y una proyección gigante detras, el ex-Integrity Dwid Hellion hacia de las suyas ante un publico indiferente. O eso, o esa es simplemente la recepcion que música tan obtusa como esta se merece. The Mighty Mojon estaba allí con su novia. Bebía una cerveza y conversaba con los miembros de Cellgraft sobre quien sabe que. La música de Vermapyre toma tiempo en calar los huesos. Lo que yo escuche esa noche es quizás mejor ingerido bajo ciertas influencias y mejores circunstancias.
Psychic TV - Hombre o Mujer? Que Importa, Igual Tiene Una Panzota
Psychic TV comenzaron en punto a las 6:35, hora bastante temprana para una banda con mucho mas peso que las demás. Liderados por Genesis P-Orridge, el ex-hombre legendario detrás de Throbbing Gristle es hoy la mujer al frente de Psychic TV. Su música fue la mejor de la noche. Con lo que parecia ser una libretilla al frente con las líricas como recordatorio, Orridge y su panza descomunal (no se si resultado de todas las hormonas que ha de estar tomando para flipar su sexo) articularon un set de post punk experimental que fue siempre calmo e intenso, con notas precisas y cortantes y frases exactas y habladas con cadencia militarista. El show fue algo entre un recital de poesía y una noche casual en los 80's en algún local de Birmingham.  Para mi, ya entonces bastante borracho, Psychic TV ofrecieron el set mas maduro de la noche y la gente respondió con aplausos medidos y atención merecida.

                                                                       **********

La música suele tener un gran efecto en mi. Puede cambiar mi humor en un segundo. Confieso ser un bi-polar musical. De la depresión mas intensa puedo pasar a la algarabía mas hilarante si por ahi escucho un tema temprano de Turbonegro, por ejemplo. La música que amo también tiene el efecto opuesto en mi; en un segundo puedo pasar de la felicidad y la carcajada al hueco mas negro de la mente si por ejemplo, escucho algo de Samothrace o Tindersticks.

A veces cuando experimento estas sensaciones intensas intento alargarlas. Si la situación lo permite, brindo por la música. El trago para mi magnifica todas las sensaciones, las vuelve mas agudas. Es asi la felicidad mas feliz con un trago que baja por la garganta, y la tristeza mas deprimente con un poquito de alcohol ya sentado en el estomago. Esa tarde, en la oscuridad de Czar y alrededor de las 7 de la noche, bebí cuatro cervezas y un vodka.

                                                                         **********

Antes de las 8 ya estaba yo en el Ritz presenciando a Saint Vitus. El Ritz es un local grande, solo meritorio de bandas de peso que han vendido considerables sumas de discos. Espere quince minutos y comenzaron tocando algún tema cuyo titulo no se. No recuerdo porque para ese entonces yo ya estaba en otra sufriendo los estribos del trago y del sueño. Tome fotos borrosas y converse con The Mighty Mojon y con el vocalista de Cellgraft. De que converse con ellos? Eso no se. Solo se, y lo se porque lo recuerdo muy vagamente, que los párpados me pesaban, caían sobre mis ojos y yo no tenia la fuerza para aguantarlos. Recuerdo apoyarme sobre una baranda y mover la cabeza levemente. No soy muy adepto al headbanging porque me parece una practica increíblemente estúpida, pero recuerdo mover la cabeza al compás de algún tema de Born Too Late y recuerdo por unos momentos pensar que la música de Saint Vitus es la mas sobre valorada en la historia y la mas esquiva en términos memorables en la historia del rock y luego...luego no recuerdo nada.
Saint Vitus - Antes de la Amnesia
Creo que mis recuerdos se enlazan con sueños y con memorias vagas que puede que sean o puede que no sean verdad. Creo que en medio de cierta conversación con el vocalista de Cellgraft note que me estaba quedando dormido. Creo que me escuzé y me parece recordar haber decidido tomar una siesta en mi automóvil, el cual estaba parqueado exactamente a una cuadra del Ritz. Creo recordar caminar hacia el parqueadero (seguramente en la dirección opuesta) y creo, en cierto estupor, decidir que una caminata me haría bien. Creo haber querido alejarme de las luces y la bulla de Ybor y creo haber caminado en busca de calles oscuras, las cuales encontre y camine en un estado inconsciente. Creo recordar el haber llegado hasta un lote baldío, y al ver el pasto crecido, decidir que caminar sobre el, seria divertido. Creo haber empezado a correr por el grass espeso al notar ciertas picazones en las piernas y se que volví a mi mismo cuando me di cuenta que mis piernas estaban siendo masacradas por un batallón de hormigas de fuego.

                                                                       **********

Saint Vitus tocaron desde las 7 25 hasta las 8 35. Saint Vitus fue la ultima banda que vi en concierto. Si salí del local a las 8 35 y volví a mi mismo a las 10:35, eso significa que camine por dos horas sin destino, sin motivo y sin conciencia. Cuando volví a mi mismo debo de haber estado en el culo del mundo, probablemente a millas de los locales que albergaban el Scion Fest.  Razón por la cual, entre en pánico. Los tobillos me ardían, pero eso no era tanta joda como el desconcierto que sentí al darme cuenta que estaba perdido y que no tenia ni puta idea de como había llegado ahi. En ese entonces pensé en mi mismo, pensé en mi edad, en mi familia y pensé en mi juventud. Pensé en que esa época (la juventud) ya había pasado, y que estar pasando estas era una situación ridícula. Eran las 10:35, Sleep habían terminado su set y Repulsion estaban a diez minutos de empezar uno de sus raros recitales y yo estaba desesperado por tomar un taxi a casa. Nada me jodío mas que darme cuenta que esa tarde para mi la música paso a un segundo plano y que el trago fue lo mas importante.

Han pasado dos meses desde el Scion Fest. He tenido que dejar que el tiempo corra para sanar esas cicatrices. Por dos semanas no deje de sentirme como un idiota total al pensar que me había perdido el que se suponía seria el mejor show del año. Me perdí a Sleep y Repulsion y como recordatorio tenia los tobillos con cientos de picaduras y una hinchazon que no me dejo ponerme zapatos por cinco días.

5 comentarios:

dunkeleith dijo...

El sendero de la mano izquierda siempre es peligroso. Las hormigas fueron enviadas por Manitú como mensajeras del nuevo estado de conciencia cósmica que estás en trámite de alcanzar.

Ignacio Brown dijo...

eso es exactamente lo que estaba pensando dunkelheit

Rafael dijo...

por eso no chupo tanto cuando se trata de conciertos, siempre tengo el temor de estar emocionado perdérmelo y no recordar un carajo.

César Monterroso dijo...

ala, que webón, disculpa.

Ignacio Brown dijo...

Creeme Cesar que aun me duele de solo recordarlo.