lunes, 24 de septiembre de 2012

CHAPEL, Satan's Rock 'N' Roll (Invictus, 2012)

Esto es prueba de que los metaleros también seguimos los ruidos del éxito como cualquier otro rebaño y de que hasta en las mejores familias podemos encontrar a la chusma. En este caso, Satan's Rock 'n' Roll suena demasiado oportuno, clínico e higiénico. Su no tan deschavado sonido casualmente coincide con el popular rocanroleo de bandas como Midnight y Toxic Holocaust. Lo que es una lastima, considerando que el bajista milita en Radioactive Vomit, quienes han editado un bestial demo titulado Witchblood.

Personalmente, yo lo hubiera hecho un poquito mas cochino. O mejor dicho, lo hubiera hecho mucho mas cochino. Le hubiera subido el volumen a la guitarra y hubiera abusado de la distorsión. Además, me hubiera asegurado que los punteos no sean tan finos, sino que contengan ese descontrol anti-melódico de Jeff Hanneman y que mis riffs no sean tan rocanroleros, sino que suenen un poco mas como autentico thrash metal anarquista en lugar de como una mamada sonica al pene de los dos; Phil Campbell y Fast Eddie Clark.

Además, le hubiera dicho al batero Incinerator, que toque a destiempo. Su performance inexacta no haría una gran diferencia en los temas, pero como que en esta grabación todo suena demasiado ordenado, medido y controlado...es casi como si en lugar de un productor estos Canadienses hubieran contratado a un cirujano. Para muestra le hubiera dado una copia del Obsessed By Cruelty de Sodom y le hubiera dicho que copie el ritmo desorejado de Witch Hunter en "Deathlike Silence".

Al bajista Devastator le hubiera dicho primero que escoja otro apodo porque el suyo ya lo tomaron por lo menos dos ingleses, tres noruegos, un sueco, cinco finlandeses y veintiséis sudamericanos. Y segundo, le hubiera advertido que no importara que tan nítido seria el resultado de nuestra grabación, igual, nadie podrá escuchar su bajo. Mejor aun, le hubiera dicho a Devastator que se quede en casa y se ahorre la gasolina. Así matamos tres pajaros de un tiro; menos smog al ozono, ahorramos tiempo y también movemos un poco del presupuesto hacia la adquisición de unos tres gramos de cocaína. De paso que quizás así, coqueados, los temas nos hubieran quedado un poco mas rápidos

Yo por mi parte como vocalista que soy, hubiera arrastrado mis gritos un poco mas y hubiera optado por alejarme todo lo que pueda de la voz de nena Joel Grind de Toxic Holocaust y del canto de sirena del encapuchado de Midnight. Carajo, todos sabemos que Chapel no existe solo porque esas dos bandas han tenido mucho éxito ultimamente. Por ultimo, hubiera cambiado el nombre de la banda a algo así como Toxic Midnight o Midnight Holocaust.

((El Rocanrol del Diablo))

2 comentarios:

Mario Lachy dijo...

Siempre eres asi de duro con todos no?

Ignacio Brown dijo...

En mi opinion, si quieres algo con todo el corazon, dale con palo para que mejore y nunca caiga en la mediocridad. La critica nos hace ver las cosas desde otras perspectivas. Ojala.