sábado, 3 de noviembre de 2012

ONE TAIL, ONE HEAD, Auto-Titulado (Terratur Possessions, 2011)

Primitivos, caóticos y sangrientos; así les gustaría ser recordados a los malditos de la banda negra Noruega One Tail, One Head. Y si yo fuera Juan Querendon, Salvador Pineda, Jehova, Pepo, Tres Patines, Sanguchito, Sergi Lopez, Carmen Maura, el Gordo Porcel, Dino Zoff, Aki Kaurismaki, Jean Marie Pfaff o algun otro dios de esa alcurnia, yo les aseguraría que postumamente así serian recordados.

Primitivos porque lo son. Su música es tan pero tan simple que se aproxima al mongolismo. De matematicas no saben nada. Un riff apurado que se repite, que se remonta a aquella época en que la técnica era una mala palabra y en la que lo que valía era el hígado y las ganas de ser malo. Y una baterista al que le basta un tambor, una tarola y un platillo.  Neil Peart es su nemesis, el que va en contra de todo lo que el cree.

Caóticos porque lo son. Porque su música se desborda, aunque mas que las guitarras y las baterías, es cuestión de vocalización y el muy chingon de Luctus es un sátiro, un degenerado, uno de esos tipos que como dicen, 'ten a tus amigos cerca, y a tus enemigos mas cerca', pues lo quieres a tu lado como si fuera un siamés. Sino, ya sabes que algún día seras su víctima. Es cuestión de tiempo, Luctus termina en la cárcel si o si.

Y sangrientos porque el liquido de vida no solo es un ritual, sino también un fetiche, una tendencia y por sobre todo cuestión de moda. Si los organizadores del concierto, o perdón ritual, no sacrifican un par de pichones de parque o no le dan una visita al carnicero del pueblo para que les venda al menos un cuarto de galón de sangre fresca de vaca, estos One Tail, One Head no salen al escenario.

Es truculenta la cosa. La vida es muerte y la muerte es esta música; la sangre en la cara, el cuero apretado, el color negro, la gran mayoria de machos y las pocas minas mas feas que una patada en los huevos, los metaleros que como idiotas seguimos cualquier pavada pero también algún chispazo de genialidad. A la mierda con PETA, por el metal damos todo y por el black metal aun mas, hasta cabezas de chivo y pichones de parque,  

((Una Cola, Una Cabeza))

4 comentarios:

Beheritian dijo...

Genial aporte y controvertida banda. Si os gusta este EP, también disfrutaréis con el 'Tandava', que recoge el testimonio siguiendo prácticamente en la misma línea.

Ignacio Brown dijo...

Asi es Beheritian, me dividi entre este y el Tandavia, ambos son verdaderamente excelentes.

Gerhard dijo...

One tail + one head = tadpole.

Solamente había escuchado Tandava y me había dejado con ganas de más. Muy bueno… y muy breve. Por cierto ¿has escuchado a Mare?

Ignacio Brown dijo...

No he escuchado a Mare. Se que los vi en el website de Terratur Possessions hace una semana y tuve la idea de buscarlos, pero ahora que los mencionas los buscare.