lunes, 4 de febrero de 2013

IRON DOGS, Cold Bitch (Iron Bonehead, 2012)

Fuera de bromas, cachemos a Iron Dogs antes de que se conviertan en ese chiste panzón en el cual casi todas las bandas de rock and roll se convierten. Por lo general esto ocurre después del tercer disco. En casos excepcionales esto ocurre mas tarde, en el cuarto disco quizás, aunque nunca, nunca hay un quinto, un sexto o un séptimo álbum que pueda ser escuchado con autentico asombro y adoración. A mi que me han dicho que los últimos discos de Accept están entre lo mejorcito del metal mundial no me lo creo por simples razones; el bodoque de U.D.O. ya no esta en la banda. Osea, Accept sin las tetas y los pantalones camuflados de U.D.O. pues no es Accept. Punto.

Así que avisados están. Iron Dogs visualmente hablando ya están panzones. De hecho el guitarrista Aidan Donovan seria el primero en ser sacrificado si es que la banda quedara varada en un desierto sin comestibles. La grasa y el mondongo sobre sus huesos fácil sostendría a sus dos compañeros del rock por dos o tres semanas. Osea, camino al sobrepeso ya están, lo que aun no están es quemados. 

Iron Dogs es un trio de speed metal clásico proveniente de la fría Ottawa y en su centro podemos encontrar a Jo Capitalicide, veterano rocanrolero de la escena Canuca y valga resaltar, miembro de los tristemente idos Bastardator. Con Cold Bitch como que Capitalicide demuestra su total dominio sobre casi todos los subgéneros ochenteros. Mientras que con Bastardator machaco uno de los pocos digeribles albumes thrash de esta década (Identify the Dead), con esta Perra Fria pues como que hace lo mismo; invoca el speed metal desde ultratumba, lo revive a estacasos de espada sangrienta y lo pone en marcha, de frente en tercera, saltándose, neutro, primera y segunda. 

Y si los sonidos del speed ochentero no son suficientes para motivarnos a escuchar este mamífero pues para eso tenemos la foto de la portada, adaptación libre del titulo del disco pues como único plano tiene el patético chauvinismo rockero que tanto queremos y adoramos asolapadamente. No se cual fue el presupuesto de este disco, pero dudo que a la gorda de la portada le hayan pagado suficiente como para chuparse la neumonía que le debe de haber dado luego de la toma de esta foto. 

2 comentarios:

MetalizeR dijo...

Esta banda me la recomendo mi amiga Annick de Cauchemar y para que este nuevo album esta de la putamare!
Y tomar el nombre despues de una cancion de Exciter es mas que suficiente.

Ignacio Brown dijo...

Asi es Metalizer, aunque a mi este disco me gusta mas que todos los de Exciter juntos.