lunes, 11 de febrero de 2013

TRIAL, The Primordial Temple (The Coffins Slave, 2012)

Es cuestión de gustos lo se, pero eso es algo que uno, como seudo critico, no puede tomar en cuenta. Cuando uno critica o reseña lo hace bajo la presunción de un todopoderoso, inequivocable y absoluto. Uno cuando escribe sobre música esta en lo correcto y esta en lo objetivo, de eso no deben de caber dudas porque asumo que se esta siendo sincero. Aun aquellas veces en las que el significado de esa palabra ('objetivo') se pierde en la experiencia, en las creencias y en las morales de uno, asumimos todos que el seudo critico parte de un punto que se asume es el correcto. Uno cuando critica no lo hace timidamente, ni con palmasos alentadores para aquellos a los que se les da una nota reprobatoria. En lo que a mi concierne, todos merecemos un par de cuchillasos, a veces los damos y a veces los recibimos y como seudo critico que soy, pues prefiero repartirlos a doquier.

En el caso de los suecos Trial no les encuentro nada totalmente mediocre, lo que es lo mismo que decir que tampoco me parece que estén por sobre encima del promedio, y el promedio es lo que es; el montón, la habitual, lo corriente, lo ordinario. Lo ultimo que el fanático de la música debe de buscar es la normalidad.

Recuerdo leer grandes cosas sobre esta banda en una revista inglesa que ya no compro porque la gran mayoría de críticos de metal ingleses me suenan tiesos y aburridos y porque como en este caso, suelen no acordar con mi gusto. En el caso de Trial los elevaban a un peldaño que desde mi punto de vista estos suecos solo pueden avisorar con binoculares. Trial tocan heavy metal y me recuerdan a un culo de bandas ochenteras que nunca llegaron a mucho. Ficharon con algún sello, vendieron algunos discos y son recordados por algunos, pero seamos francos, eso no es gran merito. Todos los temas de The Primordial Temple me hacen recordar a los temas mas cutres de cualquiera de las primeras siete ediciones de Metal Massacre. Yo describiría a Trial como olvidables. 

Trial tienen la poca suerte de ser la primera banda sueca a la que acá le damos palo. La música en si no esta mal, aunque las composiciones sobresalen por su falta de puntos álgidos, por su carencia de memorabilidad, por el desengranado juego entre la musica y la voz y por su inexperta composicion, pero el gran culpable aquí es el vocalista Linus Johansson, cuya voz, timbre y entonación solo podría describir como 'amateur' y 'risible'. Es el quien me recuerda a los ochentas como si no hubieran sido una gran epoca para el genero. Esto es mas notable en tiempos en los que los suecos nos tienen acostumbrados a bandas de la talla de Portrait, In Solitude y por sobre todo Enforcer, cuyo ultimo album Death By Fire le da a este disco hasta por las orejas.

3 comentarios:

César Monterroso dijo...

Carambas, cuán diferentes pueden ser dos apreciaciones sobre el mismo objeto. Yo reseñe en mi blog este disco hace cosa de un año y si bien es cierto estos suecos no son los Cristobal Colón del género (¿quién lo sería en el heavy metal a estas alturas de la historia?), no me parecen nada malos; al contrario, creo que son una banda solvente, que destaca mucho por su trabajo en guitarras. Por otro lado, a mí el vocalista me ha gustado mucho justamente porque ese amateurismo le da al grupo (a mi juicio) un matiz que a veces la prefabricación (o incluso la sobreproducción) del sonido "clásico" anula.
Con respecto a que su sonido remite a bandas del pasado que nunca llegaron a mucho, a mí me sonaron bastante al primer Maiden (Progenies of the Avenger), a Priest y a Manilla Road (The Primordial Temple), con lo que decir que suenan a grupos que no llegaron a mucho no le veo mucho asidero.
Los temas más cutres de las compilaciones ochenteras de verdad eran muy malos, sin nada de la calidad instrumental que se oye en Trial, así que la comparación me parece equivocada. Por cierto, puede ser simplemente que la banda no te guste (a mi Enforcer, por ejemplo me suele dejar bastante frío, aunque tocan muy bien).
Saludos

Ignacio Brown dijo...

Joder Cesar, Trial te gustan mas que Enforcer? Eso es como decir que Pelotillehue FC es mejor que el FC Barcelona. Jaja, solo bromeo.

A mi el cantante mas me sonaba a que aspiraba a mucho pero no llegaba a tanto y la banda, que como todos en Suecia sabian tocar sus instrumentos, pero como al parecer pocos en Suecia, no sabian componer temas muy 'solventes'.

Eso si, a mi no me sonaron a Manilla Road por ningun lado. A Maiden bueno, el estilo los liga, no? Aunque como decia, Trial mas me suenan a esas bandas de segunda de las compilaciones de Metal Massacre.

Saludos.

Anónimo dijo...

Esta vez te pasas tres pueblos. Si bien como dices no son la octava maravilla, eso se debe a que el heavy metal a estas alturas ya no te sorprende como antes. Fijo que si escuchases a este grupo en los 80 fliparias con el y no dirias que son como el peor grupo de esos años. venga, un saludo