viernes, 8 de marzo de 2013

Entrevista con IRON DOGS - "El Metal No es Una Escuza Para Ser un Redneck Racista"

Cold Bitch es uno de mis discos favoritos del 2012. Me recuerda a una época en la que el heavy metal era menos complicado y se tomaba menos en serio. Detrás de el se encuentra un trio de Ottawa que es liderado por Jo Capitalicide, un punk cuyo pasado incluye el aporreo de la bateria en Bastardator. Para los que no los conocen, Bastardator fue un genial cuarteto de thrash crossover que edito un excelente larga duración llamado Identify the Dead, el cual al parecer Capitalicide desacredita como validero. ¡Discrepo!

En un recóndito agujero de mi mente, flotan algunas preguntas existenciales sobre bandas de hoy que practican un sonido del ayer. Con ese propósito me contacto con la banda solo para ser informado de que el concepto de que esto es música de ayer es quizás mio y solo mio. Al otro lado se encuentra Jo, guitarrista / vocalista / bajista y Dan Lee baterista…

DI – Primero que nada dejenme decirles que el disco esta de puta madre. Los temas, sus arreglos y la producción son clasicas. Primera pregunta, ¿cual fue la idea detrás de Iron Dogs?

Jo – Creo que podríamos decir que la idea original surgió cuando remarque que la mayoría de speed metal es escencialmente el cuerdeo rápido de la nota E con ciertas variantes. Los temas del demo Ripping Torment tienen bastante de eso aunque esa grabación tiene una tonalidad mas distorsionada. Esos temas nunca los tocamos dos veces del mismo modo, porque fueron improvisados y grabados rápidamente en un estudio. 

Dan – Estábamos escuchando discos y Jo dijo que deberíamos de formar una banda. Nuestros gustos musicales son similares, Jo tiene una perspectiva y un pasado mas punk así que yo sabia que trabajar juntos seria ideal. No me gusta trabajar con músicos entrenados y estudiados. Hacia diez años que yo no tocaba batería y que ese espitiru chambón prevalecería en la música. No hubo ninguna decisión consciente sobre que vertiente del metal tocaríamos. Sabíamos que no íbamos a tocar thrash metal cómico o covers de Darkthrone. Habían tres albumes que escuche constantemente durante esa época; Where Legend Began de English Dogs, Master of Disguise de Savage Grace y Freedom’s Rise de Liege Lord. Hay muy buen trabajo de batería en esos discos, así que me esforcé mas allá de mis capacidades. 

DI – ¿Consideran a Iron Dogs como una banda retro?

Jo – No se nada sobre ser retro, todo lo que escucho de heavy metal suena bastante similar. No nos mantenemos muy al día en esas cosas. 

Dan – Yo no creo que el disco es retro, es simplemente una reflección de nuestros gustos. ¿Que significa ser retro? Cuando la gente dice ‘retro’ me imagino mierda como Stray Cats…no estoy muy al tanto sobre todas las tendencias del metal o de cualquier otro estilo. Las únicas bandas activas que he estado escuchando ultimamente son Vomitor y Cauchemar, grupos que marcan su propio camino. 

DI – Temas como “Death’s Driver” tienen harto poder. El sonido del disco es muy orgánico. Todo suena natural pero también grande. La batería suena como un trueno y las voces son crudas. ¿Como fue la grabación de Cold Bitch?

Jo – Me interesa mucho la producción musical, hasta mas que la música misma. Creo que a todos nos gusta la producción. Dan y yo estamos muy interesados en los sintetizadores, la música industrial y la movida de power electronics, ondas que no son tan musicales. Es mas sobre sonidos que sobre música, así que cuando aplicamos eso a Iron Dogs hicimos lo mejor que pudimos con un presupuesto bastante limitado. Aidan y yo tocamos Fender Stratocasters de un solo pick up y eso le da a la guitarra ese sonidito de alto rango que no es muy común en el metal. Por eso es que suena tan viejo. No estoy satisfecho con el sonido final porque durante la mezcla estaba en Europa, así que me enviaban las mezclas por e-mail y las tenia que escuchar a través de parlantes de una laptop. Creo que el resultado tiene demasiadas frecuencias de bajo. El sonido es orgánico definitivamente porque grabamos en vivo y sin regrabados porque no había dinero para mas tiempo en el estudio. El tipo que trabajo en el disco debe de haber pensado que estábamos locos tratando de sonar como Iron Maiden. Grabar en vivo en cuatro horas en el estudio y con solo un par de horas extra para completar las guitarras, el bajo y la batería no es lo ideal. Estábamos tan apurados que despues del primer día tuvimos que grabar algunos de los punteos en mi casa. A mis vecinos no les gusto nadita la bulla que haciamos a las 9 de la mañana. 

Dan – Cold Bitch fue grabado por un ingeniero local que maneja un pequeño estudio desde su sotano. Puso cara de confundido cuando se dio cuenta de con quienes se había metido. Solo dos Stratocasters y un baterista que tocaba a destiempo. Recuerdo haber estado muy nervioso. Sabia que no podiamos perder el tiempo. Armamos mi batería a la mala y el kick drum del bombo se movia a cada rato, pero ni siquiera me preocupe en arreglarlo. A mi me gusta cuando los discos suenan descuadrados o mejor dicho cuando suenan baratos. Es casi como una ciencia, una ciencia para idiotas donde no se sabe lo que se hace pero se tienen ciertas ambiciones. 

DI – Los temas son super memorables. Como himnos, pero no exageran. ¿De que se trata “Crom Cuach”?

Jo – Ese tema es sobre un antiguo dios celta. Cuenta la leyenda que fue asesinado por San Patricio. Es una metafora sobre la conquista del mundo del cristianismo. 

DI – ¿Cual es la perfecta respuesta del publico hacia tu música?

Jo – No estoy seguro. Nunca hemos tocado en vivo así que no te puedo ni siquiera decir sobre la respuesta que hemos tenido. Me gusta escuchar nuestras canciones pero nuestros temas no les gustan a muchos de nuestros amigos, así que no se sobre todos los metaleros del mundo, pero por lo que me dicen el disco se ha vendido bien. Aunque algunos críticos se han burlado de nuestras habilidades instrumentales como si eso fuera lo que importara en la música. 

Dan – El metal es la mejor música de nuestra era. 

DI – Me parece que una banda como Iron Dogs podría haber recibido cierto rechazo hace unos años, mientras que hoy en día la audiencia parece mas abierta a su estilo. De repente parece que hay muchisimas bandas con un sonido clásico de heavy metal. ¿Que dirían ustedes acerca de como el clima musical ha cambiado en los últimos tiempos?

Jo – ¿El heavy metal clásico esta viviendo una resurgencia de la cual no me he enterado? Dejame decirte que aquí en Ottawa eso no ha pasado. Ninguna banda suena como nosotros con la excepción de Exciter, pero ellos ya fueron. Aunque siguen tocando, estuvieron en su punto hace treinta años. 

Dan – Si, la respuesta general, especialmente de gente joven, ha sido la indiferencia. Creo que los metaleros viejos tienden a responder de manera positiva o al menos entienden lo que hacemos. Sobre el clima actual, la verdad no tengo ni idea. ¿Quien dicta eso? ¿La cultura de forums en internet? A la mierda. Cuando salgo aun veo imbéciles con sus capuchas de Dark Funeral y me siento perdido. 

DI – La escena canadiense es prolija y talentosa. También bastante incestuosa. ¿Es ese el caso o es simplemente una ilusión para aquellos que la observamos desde fuera?

Jo – Me interesan muchas cosas raras pero el incesto no es una de ellas. ¿Rock Canadiense? ¿Si me gusta Danko Jones y Nickelback? La verdad no se nada de eso, pero aquí en Ottawa hay dos bandas legitimas que tocan metal Occult Burial y Barrow Wight. 

Dan – A mi me parece que existe un espíritu celebratorio y una gran actitud DIY de aquellos que tienen un pasado punk pero que también les gusta el metal. Hay una gran aptitud para hacer las cosas en sus propios términos y que se jodan los cabrones que solo vienen a posar. 

DI – Jo, tu aquí tocas guitarra y cantas, pero eras el baterista de Bastardator. A mi me encanto el disco Identify the Dead. ¿Ves a ambas bandas como vehículos muy diferentes?

Jo – Esto se relaciona con una pregunta anterior sobre las tendencias que vienen y van. En los días de Bastardator mi aporte musical fue muy limitado porque yo solo tocaba la batería y por lo general no me gusta tocar la batería. Es mas que nada una necesidad. Lo que le faltaba a Bastardator era una afinación mas ligera, temas mas memorables y mas solos de guitarra. 

DI – La edicion en vinilo de Cold Bitch fue editada por Iron Bonehead y la versión en compacto fue editada por Dying Victim. ¿Como surgió la relación con estos sellos?

Jo – El contrato con Dying Victim ya había sido establecido basado en nuestro EP. Yo estaba en contacto con Flo por años a través del circuito de trades de zines. Es un gran tipo. Después de que grabamos Cold Bitch, estuve de tour en Europa con Cauchemar así que regale varios CD-R’s a disqueras en los festivales. Eso fue una perdida de tiempo. Cuando regrese a casa envié mas promos y Iron Bonehead respondieron y se han portado muy bien. Han hecho un buen trabajo y lo han hecho muy rápido. Cualidades muy raras en los sellos subterráneos de hoy. 

DI – Creo que es imposible hablar de Cold Bitch sin hablar de la portada. Nunca he visto algo así. ¿Cuentanos algo al respecto?

Jo – Morgan es una modelo que la fotógrafa Jessica Carboni conocía. Escogimos la localidad de Edelweiss, un lugar de trineo de perros y la tomamos en el invierno del 2012. Morgan fue muy valiente al pararse así cubierta de sangre falsa por una hora mientras tratábamos de que los perros se colocaran para la foto. Fue muy divertido. Cuando describía la idea de la foto a la gente nadie creyó que podríamos lograrlo. 

Dan – Yo creí que Jo se había vuelto loco. Es un visionario total. 

DI – ¿Cuales son sus discos favoritos de todos los tiempos y porque?

Jo – El siete pulgadas Realities of War de Discharge. Es la interpretación mas cruda y brava de la rabia. Es un perfecto 10 en producción, ejecución, intensidad y composición. 

Dan – Into Battle de Brocas Helm. Los mejores elementos del metal mas puro te atacan de una. Suena como una guerra medieval. Es frenético y alocado y es tocado con clase y abandono. 

DI – Sin prestarle atención a la mortalidad y al tiempo describan cual seria el line-up ideal de un concierto que incluya a Iron Dogs.

Jo – Nosotros tocaríamos de fondo en el estadio de Hitler en Nuremberg con Crass, Jimi Hendrix y Los Ramones. Lemmy tocaría el bajo en nuestra banda mientras Doro y Rob Halford se turnan chupandome la pinga. 

DI – Genial, ¿cuales son los planes mas próximos?

Jo – Estamos trabajando lentamente en un próximo disco. También estamos trabajando en nuestra mercadería porque aparentemente a la gente le interesa mas verse bien que tener discos buenos. ¡Ahi esta el dinero!

DI – ¿Algo mas que decir?

Jo – El heavy metal es grandioso, pero no es una excusa para ser un redneck racista. Muy a menudo me encuentro rodeado de metaleros conservadores y cerrados de mente. Los headbangers tienen que deshacerse de esa mentalidad del status quo, los roles de los generos, la homofobia, el machismo y el sexismo banal. La idiotez inunda la escena. No tengo nada en común con esa gente y si ellos se consideran fans de Iron Dogs pues espero que se vayan a la mierda y que se mueran.

6 comentarios:

César Monterroso dijo...

Buena entrevista. Me descargué el disco y es muy probable que lo compre, por lo menos en CD. Entiendo esos gustos, el Master of Disguise de Savage Grace y el Freedom’s Rise de Liege Lord son verdaderos grandes discos de heavy metal (el comienzo con Lions Roar y Bound to be Free debe estar entre los mejores 10 minutos del heavy metal). Aunque en una vertiente bastante derivativa dentro de lo clásico, está la rabia original del metal en que lo que importaba era que quede una buena canción llena de poder.
En Iron Dogs creo que falta un poco ese último ingrediente, hay mucha rabia, pero falta más poder.
Por otro lado, a mí siempre me ha parecido que hay mucha inconsecuencia en un headbanger que pretende ser racista, o neonazi, o de alguna vertiente similar. Supongo que toda la imagenería llena de guerreros vikingos puede llevar a algunos a asociarlo con un pensamiento de extrema derecha, pero eso es ignorar la vertiente del ideal de autenticidad individual, tan caro a la Ilustración, que está en la raíz misma del heavy metal y sus variantes. Sin tanta elaboración teórica, los Iron Dogs lo entienden muy bien.

Ignacio Brown dijo...

crees que sea un problema de produccion?

a mi me gusto mucho el disco y me gusto mucho el sonido natural que obtuvieron, pero opdrian haber obtenido mas fuerza con mas dinero y mas tiempo.

César Monterroso dijo...

Puede ser, o simplemente ya no estamos en la época clásica y es difícil replicar ese poder. Otra explicación es que estos patas tengan una sensibilidad creativa más punkie que metalera, o sea aman el metal pero les sale un poco punk, y el punk está más vinculado con la rabia que el metal; el metal yo lo veo más vinculado con el poder, por eso esa tendencia a pulir y producir el sonido, es para darle fuerza. En el punk es casi a la contra, lo descuidan para que se oiga crudo y molesto. Por supuesto, esto es una generalización con hartas excepciones. No sé si has escuchado el último en estudio de Misfits, a mí me gustó y pese a no ser de metal lo reseñé y un antiguo y persistente comentarista me indicó que no le gustaba por la producción limpia y "metálica" del disco, que lo alejaba de la sensibilidad punk. Puede que tenga que ver con eso, allí también entraría lo de la falta de tiempo y recursos en el estudio, lo que no perjudicaría, quizás cierto punk, para el metal puede ser un obstáculo. Especulando.
(estaba escribiendo otra respuesta, pero se fue la Internet y no sé si saldrá, estoy mandando ahora esta que sí es mi respuesta final)

Ignacio Brown dijo...

Puntos perfectamente explicados, Cesar.

Yo a la vena clasica le entro de puntitas, porque no me gusta el power y a veces estos territorios, entre el speed, el heavy metal tradicional y el power se mezclan demasiado. En fin, ese es otro tema.

El otro dia por fin consegui una copia original del primer disco de In Solitude, el auto titulado del 2008. Suena a blasfemia pero esta al nivel de lo mejor de Merciful Fate, si no lo haz escuchado te lo recomiendo altamente. Es genial. Aunque quizas no te guste, algo asi como yo y tu entre Enforcer y Trial.

César Monterroso dijo...

Yo al power, tal como se le entiende desde Helloween, tampoco le entro mucho (en los 80 se le llamaba power a otra cosa, lo que luego conoceríamos como speed/thrash, curiosa mutación del término). Usualmente no puedo con Sonata Arctica, en el que el concepto de poder no sé dónde se perdió, aunque me encanta Blind Guardian en el que creo se ha podido llegar a un buen balance entre melodía y poder, al menos en varios discos. El poder ha quedado mejor entretejido en los demás subgéneros del metal que justamente no se llaman power.

Me gusta In Solitude, más que Enforcer, que no es que no me guste para nada tampoco. ¿Te has percatado de que Mercyful Fate es una notable influencia en muchas bandas del nuevo Heavy Metal? Además de In Solitude, eso se nota en Devil, Blood Ceremony, Mountain Throne, especialmente Portrait y los portugueses Midnight Priest (estos te los recomiendo altamente) y claro los archiconocidos y sobrevalorados Ghost (que tal manejo de marketing). No recuerdo otra época en los que Mercyful Fate/King Diamond hayan influido en tantas bandas de heavy metal tradicional, normalmente los referentes eran Judas Priest, Iron Maiden/NWOBHM y Mötley Crüe en las más glammers (ya sé que no te gustan esos pero han influido).
¿Te gusta Rocka Rollas? es muy divertido.

Saludos

Ignacio Brown dijo...

Si, la influencia de Merciful fate esta por todos lados hoy en dia. No son solo buenos sino que en King Diamond tenian a un vocalista que se diferenciaba del resto. Quizas por eso, y por sus harmonias de guitarra, que puedan tener tanto peso hoy en dia.

Tengo los discos de Midnight Priest, me gustan.