viernes, 7 de junio de 2013

KILL, Burning Blood (BlackSeed Productions, 2012)

Dicen que ‘a falta de pan buenas son las tortas’, y pues ‘a falta de Bestial Mockery buenos son los Kill’. 

Al menos para mi, pues el rompimiento de aquellos creadores de piezas maestras del metal mas sanguíneo como Christcrushing Hammerchainsaw y Gospel of the Insane significo una de las pequeñas tragedias de la movida extrema sueca de los últimos tiempos y estos Kill como que hacen el intento de borrar la cicatriz.

En las voces tenemos a Carl Warslaughter, batero de Bestial Mockery, quien aquí regresa a dar su versión de lo que es necro, crudo y puro purito. Warslaughter te crispa la piel, su estilo nada gutural y pura bilis no empacha. Y esto a pesar de su obsesionante presencia. 

En partes, cuando no hay líricas que gritar, blasfemias que escupir o cánticos que entonar, Warslaughter opta simplemente por enunciar, ‘aaahhhrrrrggghhh’. Y asi debe de ser; pura garganta y polipos a punto de estallar. 

Pero estos excesos tipicos del estilo no representan la presencia de grasa. Si en algo Kill triunfan es en que su descarga musical es pura fibra. Kill machacan un estilo de black thrash que es totalmente libre de artificios, efectos y pretensiones; lo suyo es la violencia directa, el tufo del diablo penetrándote las fosas nasales, música fea para gente fea. En efecto y en principio, el fruto bastardo del punk y el vastago legitimo de las ordas mas macarras de los ochentas. 

Los riffs filudos y cortantes parecen aquí haber sido liberados de toda complicacion y semblanza harmonica. Mike Sifringer chupate esta. La bateria es apaleada a modo cavernícola; siempre impreciso y siempre contundente. Y el bajo por ahi esta, atacando el sexto sentido de modo subliminal. La música es de ejecución primeriza.

 Kill parten de una premisa básica; insulta, destruye y sigue destuyendo. De ese modo, Burning Blood es un disco nostálgico; su friolera y deschavada ejecución es un viaje al pasado y su falta de pretensión te lleva a la conclusión de que el metal mientras mas bruto, burdo y vulgar es mas efectivo. 

3 comentarios:

Beheritian dijo...

Si tuviera que escoger una etapa, con esta banda siempre se me plantea una disyuntiva bastante jodida... Me encanta el estilo que ejecutan actualmente, pero en sus primeros lanzamientos hacían gala de un Black bastante influenciado por aquellas gloriosas bandas checas que emergieron a finales de los 80 y que quitaban el hipo. No obstante disfruto como un marrano tanto con 'Burning Blood' como con 'Morbid Curse'.

Ignacio Brown dijo...

Mas discos pata mi Wishlist Beheritian - Checoslovaquia!!!!!!!!!!!!

IB

MetalizeR dijo...

Uno de los discos de BM que mas le estoy dando vuelta ultimamente, realmente captan la viaja atmosfera de la mejor epoca de Darkthrone.