martes, 30 de julio de 2013

BLACK SABBATH en Vivo - Julio 29, 2013

Mis dos primeras impresiones del concierto de Black Sabbath fueron las mas obvias y las mas comunes en eventos de este tipo; el olor a marihuana flotando en el ambiente y la gente de facha algo brava. Tratándose de Black Sabbath estamos hablando de una edad media de 40-50, de un estrato social medio tirando para bajo y de una proporción de 96% hombres y 4% mujeres. Si es que claro, a las asistentes al concierto de anoche se les puede tildar de mujeres porque la gran mayoría parecían haber sido sacadas del museo de Ripley’s, Aunque Usted No Lo Crea! Exagero, lo se, pero vaya si las metaleras de anoche parecían guerreras después del combate mas feroz; algunas estaban desdentadas, otras lucían flamantes cicatrices en el vientre y costras en las piernas, otras mostraban panzas desproporcionadas y caminaban con dificultad y otras estaban borrachas y parecían mostrarlo con orgullo. Algunas hasta parecían no haberse dado cuenta de que esto era un anfiteatro y no Waterloo. En toda la noche solo vi una pelea y fue entre dos viejas que parecían gemelas; vestían shorts vaqueros y tank tops negros, tenían el cabello pintado de rubio y eran jaloneadas hacia sus respectivas esquinas por sus avergonzados maridos, los cuales curiosamente también parecían gemelos; cráneos afeitados, camisetas de Ozzy Osbourne bien metidas en las cinturas de sus pantalones vaqueros.

Pero yo no había ido a ver mujeres al concierto, había ido porque esta era quizás mi ultima oportunidad de ver a estas leyendas en vivo y a sabiendas de que los años pesan y Iommi esta medio canceroso esta era quizás una chance que ningún metalero debía perderse. Antes claro, había que sortear un par de obstáculos, como chuparse al telonero Andrew WK, aquel gringo bien-humorado que por alguna razón la gente no ha olvidado desde su estupidizante debut del 2002. Para sorpresa mía esta noche WK fungía de DJ y no de cantante lo cual hizo la antesala mas digerible. En el poco rato que lo vi, el genial creador de temas como “Party Hard”, “It’s Time to Party”, “Party ‘Til You Puke” y “Totally Stupid” toco temas de Metallica y Iron Maiden ante los cuales los mas borrachos festejaron, algunos movíeron sus escasas melenas mientras encendian olorosos tronchos de hierba y la mayoría esperaron en cola para comprar algún trago a sobre precio. A mi me dolió hasta el bolsillo cuando desembuche $14 por un ron con Coca Cola que se convirtió en cola aguada y tibia en exactamente dos minutos. El calor era sofocante.

Nunca he sido un gran fan de los conciertos masivos. Prefiero las veladas intimas que se festejan en pequeños bares y a las que no acuden mas de 100 o 200 personas. En gran parte esto es por la cercanía que uno puede tener al escenario. Cuando se anunciaron las fechas del tour de Black Sabbath anote en mi agenda la fecha de la pre-venta y memorizé el código. Compre dos tickets por el precio ganga de $240 exactamente un minuto después de la hora indicada. Según el sistema de LiveNation mis asientos eran lo mas cercano posibles al escenario pero anoche cuando la acomodadora me indico la posición de estos mi desmayo fue grande; frente al escenario esta la sección de la orquesta que debe acomodar a unas 500 personas paradas, inmediatamente detrás viene el primer bloque de asientos que debe de tener por los menos 40 filas, luego de un pasillo viene el segundo bloque de asientos que debe de acomodar unas 75 filas. En este bloque estaba yo, calculo que en la línea 50, detrás de dos tipos que median por lo menos un metro noventa y cuyos largos cuellos les daban perfil de girafa. Desde esa posición Ozzy y compañía eran del tamaño de la uña de mi dedo meñique. No había mas remedio que admirar a Black Sabbath en las tres pantallas gigantes.

Salieron al escenario a las 8:45 en punto y entonaron “War Pigs”. El sonido fue impecable y el volumen perfecto, la guitarra de Iommi crujía con esos riffs que han marcado el tiempo y las décadas de miles y el bajo de Butler apoyaba sólidamente con una barrera densa y aleatoria. En la batería esta un tipo llamado Tommy Clufetos cuyo curriculum incluye discos de Alice Cooper y Rob Zombie. Me podría equivocar pero a mi me sono descuadrado e inseguro en este primer tema. Su performance mejoro notablemente a partir del segundo “Into the Void” y se corrigió totalmente cuando tocaron “Under the Sun / Everyday Comes and Goes” y pasada la mitad del concierto se monto un solo de batería que convirtió a todos los allí presentes. Su énfasis en la rapidez de sus pies y en sus redobles de tarola parecían planeados para borrar de nuestras mentes la ausencia de Bill Ward. 

La voz de Ozzy es otra cosa; en ocasiones sonó bien, mas que nada sonó regular y a veces hubiera dado igual si hubieran puesto a un gallo loco en el micrófono. Curiosamente, esto ultimo fue mas que nada evidente en los temas nuevos. En “Age of Reason” desentono tanto que algunas gentes se miraban desconcertadas y en “Methademic” parecía estar tocando con otra banda y en otro escenario. Pero no hay punto en discutir esto con los mas acérrimos y pensándolo bien esa era la actitud correcta a tener; disfrutar del momento e ignorar lo obvio. Además, si hubieron efectos tratando de disfrazar sus errores o cantantes escondidos tras bambalinas alcanzando aquellas notas a las cuales Ozzy ya no llega yo ni lo note y eso si que me hubiera disgustado. 

El setlist fue impecable, todos los temas que yo quería escuchar (“Iron Man”, “Fairies Wear Boots”, “Children of the Grave”, “Behind the Wall of Sleep”) fueron ejecutados, al menos instrumentalmente, casi a la perfección y los temas nuevos por lo menos dieron el respiro suficiente como para sentarse un rato y relajar las pantorrillas. Sorprendentemente, la audiencia respondió cálidamente a estos y un buen manojo parecía saberse las líricas.

Ozzy demostró ser un showman consumado que a pesar de lo rutinario de los shows parecía estar pasándola bien, hablaba huevadas entre tema y tema, siempre apimentando su labia con lisuras y con una aparente humildad entrañable. Durante los solos de Iommi, Ozzy saltaba dos pulgadas sobre el piso como un anciano sobre excitado y caminaba jorobado y desbalanceado de lado a lado. Un par de veces echo agua de un balde a las primeras filas mientras reía como un maniaco. Recuerdo ver a Ozzy en vivo dos veces a fines de los 90’s con su banda de solista y en ninguna me parece recordarlo tan entusiasmado. No cabe duda, ya esta viejo y el solo verlo a el y a estos sesentones dando lo mejor de lo que les queda se aprecia un montón.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Una suerte impresionante la tuya. Aquí en España se nos cayó el concierto por el cancer de tío Iommi y mis colegas y yo lloramos bastante el no poder ir. También es cierto que tuvimos Marijuana para un mes al no invertirla esa noche.

Angel dijo...

De poca madre que debió haber estado, acá en México todavía faltan meses para que vengan, pero yo aún no tengo los putos boletos, ya los tengo que comprar, no puedo perderme a esos viejos saltarines.

Rafael dijo...

putamadre ignacio, me vas a hacer llorar, acá las entradas están mas caras y yo aun no tengo ni la mitad del dinero, hasta he estado pensando en mandar todo al pincho y que se jodan los organizadores y de paso me jodo yo por no ver a sabbath e irme a ver a corrosion of conformity pero tu post carajo me ha dado ganas de ir pero conchasumare están caras y no tengo plata

Ignacio Brown dijo...

Que cagada Anonimo, no dudaria en que se este tratando de organizar algo en España, cuando hay tanto dinero de por medio, nunca sabes.

Ignacio Brown dijo...

Rafael, creeme que mi tambien me dolio pagar tanto dinero y verlos desde tan lejos fue algo decepcionante, pero bueno unica ocasion y por lo menos ya puedo decir que los vi.

Grinder dijo...

Acá se fueron de abuso con las entradas, será BS y todo pero tener que pagar casi $300 para verlos casi a media cancha como que no es...

Anónimo dijo...

Ojalá tengas razón y vengan por aquí a España aunque la verdad es que yo por ahora me contento con ver a VENOM dentro de una semana, primer concierto en España.

Anónimo dijo...

Amigos españoles, no estan solos, en Peru tampoco se vera a Black Sabbath. Al parecer los precios eran tan altos que el show se ha cancelado, dicen que por razones logisticas, aunque quien sabe, quizas con esta cancelacion se añada una fecha en España.

IB

Anónimo dijo...

Quien sabe Anónimo Peruano,a lo mejor tenemos cierta suerte de posibilidad a costa de una desgracia vuestra, quien sabe. Quizá cuele la idea, por aquí están apareciendo buenas fechas y grupos. Un saludo desde el infierno Murciano en España a todos los Bangers de Perú. Escupe a la cruz.

Grinder dijo...

Se canceló el show en Perú, una mierda y media gracias a los pésimos organizadores con ansias de lucrar, en fin.