jueves, 3 de octubre de 2013

MONSTER MAGNET, Last Patrol – Portada de PutaMadre + Disco de Raices

Monster Magnet es una de mis bandas favoritas de todos los tiempos. No importa que no hayan escrito un disco solido desde Dopes to Infinity de 1995, ni que desde entonces hayan grabado un total de cinco larga duraciones irregulares, algunas avergonzantes en su esfuerzo por figurar en los charts, otros tímidos al no explayarse en los excesos sicodelicos de sus años mozos, igual cada vez que escucho la noticia de que Wyndorf y compañía están listos para lanzar otro zarpazo, me alisto, me toco los tacones y me pongo en atención, con la esperanza de que de una vez por todas los Monster Magnet de mis recuerdos regresen al espacio sideral.

Ayer escuche Last Patrol (noveno larga duración) por primera vez de manera integra. Quede sorprendido gratamente porque al parecer Wyndorf se ha dado cuenta de que esto de construir temas de tres minutos es cosa de normalones y que lo suyo son los excesos. Al contrario de lo compacto de sus grabaciones recientes, Last Patrol calienta lento y no se chupa al entregarnos un segundo tema que casi roza los 10 minutos de duración y que además sigue con un oscuro cover lleno de sitar del tema de Donovan “Three Kingfishers”. Vaya modo de regresar a lo suyo, mmmhh, aunque no tanto…

Last Patrol no esta totalmente libre de ganchos, eso es imposible sabiendo que Wyndorf tiene una nata cualidad para escribir estrofas pegajosas y coros adictivos, pero los temas son en total mucho mas densos que los de cualquier banda de rock promedio y mas lentos de lo requerido para consumo masivo. El cuarto tema “Paradise” por ejemplo, es casi un tema acústico y aunque esta adornado de electricidad, felizmente carece de esos ampulosos coros que caracterizaron discos de power pop (y lo escribo hacienda hígado) como Powertrip. “Hallelujah” por su lado, esta tan cargado de cuerdas que se disparan como rayo láser que mas suena a blasfemia en ácido que a adoración au naturel

Por eso, una de las gratas nociones que me quedo en la mente luego de terminar de escuchar Last Patrol fue que por primera vez en casi veinte años Wyndorf no muestra ozados intentos de arrebato comercial, lo cual a mi me cae perfecto pues una de las mejores cualidades de sus discos tempranos era precisamente esa; una aparente adicción al exceso, desde su sonido de banda tributo a Hawkwind hasta ese éxtasis de garaje guitarrero que se plasmo a la perfección en Spine of God y Superjudge y que desbordo con total libre albedrío en el genial Dopes to Infinity. Luego de haberme sentido medio defraudado con cinco discos seguidos (Powertrip, God Says No, Monolithic Baby!, 4-Way Diablo, Mastermind) he aquí por fin uno que por lo menos amérita el nombre de la banda y además le hace justicia al gran Bullgod con una portada que esta para cagarse (cortesia de un tal John Sumrow, cuyo trabajo recomiendo altamente a los fanáticos de los comics y de la ciencia ficción). 

Lo cual obviamente quiere decir que Last Patrol tampoco esta al nivel de las primeras tres grabaciones de la banda (Spine of God, Superjudge, Dopes to Infinity, por no contar el super mantra de Tab). Last Patrol es un disco indulgente comparado con los de la ultima década de la banda, pero aun queda corto en cancha si lo comparamos con los grabados entre el ’91 y el ‘95. La única explicación que puedo dar a esto es que el Dave Wyndorf libre de drogas de hoy no es el mismo que el Dave Wyndorf lleno de drogas de los ochentas y noventas. El tipo ha cambiado, su voz es aun poderosa y viril, capaz de acarrear con facilidad al ejercito instrumental que siempre fue Monster Magnet pero algo esta ya perdido, algo que imagino no se refleja en su voz sino en su banda y en su manera de componer. Algo irrecuperable se perdió en su sobredosis por eso aprecio aun mas este esfuerzo por regresar a sus raíces y ese obvio intento de no escribir un álbum alrededor de canciones cortas. 

Leí recientemente un par de entrevistas con Wyndorf y en ellas el compositor hacia repetidas menciones a los deadlines, aquellas fechas limites que nos cortan viada y que al parecer en el caso de Monster Magnet podrían ser en parte culpables de lo que caracteriza sus últimos cinco albumes. Al parecer, Wyndorf siempre se ha quedado corto de tiempo y ha terminado albumes con líricas y música casi improvisadas. También recuerdo claramente leer un articulo en Metal Maniacs sobre esta banda allá por el ’94. Era un articulo extenso en el que un Wyndorf lleno de algarabía hablaba de las ventajas de grabar para una multinacional y del buen uso que le estaba dando a la multiculturalidad de New York, investigando tiendas de instrumentos étnicos, coleccionando sitars y experimentando con otros instrumentos exótico. El resultado de eso fue Dopes to Infinity y algo de ese espíritu aventurero y de todo vale ha retornado con Last Patrol. Los Monster Magnet de hoy no estaran aun en el espacio sideral pero estan en camino y cerca de dejar la atmosfera.

6 comentarios:

Rafael dijo...

Monster Magnet es de la bandas que siempre he escuchado cosas buenas y no me interesan escucharlos tal vez es porque la primera vez que me dijeron ''escucha esta banda'' me pasaron la canción space lord y no se porque pero me llego al pito y jamas me dio ganas de buscar mas de ellos y ni siquiera de darles una oportunidad cada vez que alguien los mencionaba, cada vez que alguien ponía algo de monster magnet ni siquiera me importaba hacerle click al video para ver si era diferente a space lord y aun después de leer esto me da miedo y flojera hacerlo

Rafael dijo...

por cierto la portada es demasiado genial, no puedo creer que esa portada pertenezca a los que hicieron space lord.

César Monterroso dijo...

Hola, no definitivamente no me gusta Monster Magnet, ni siquiera creo que sean malos, simplemente no me dicen nada, aunque debo reconocer que no he oído algo temprano de ellos. Por otro lado ¿supiste de la muerte de The Gates of Slumber? es atroz. Yo creo que a pesar del tiempo, no habían bajado la guardia nada. Gran grupo que se nos va.

KARLAM dijo...

Ya rula por ahí? ganazas de incarle la oreja a este disco! yo los sigo desde el ep homónimo y echaba de menos un retorno a esa primera fase espacial y psicodélica. Nunca pensé que volvieran, teniendo en cuenta la tendencia de los últimos discos, que Dave no se droga (o que tiene menos vicios...) y que ya no está Ed Mundell (por cierto, escuchaste a T.U.E.M.G.?).

Saludos!

Ignacio Brown dijo...

Rafael, si el primer tema que hubiera yo escuchado de Monster Magnet hubiera sido Space Lord tampoco me hubieran gustado y quizas tampoco les hubiera dado otra oportunidad asi que no te culpo, lo primero que yo escuche de ellos fueron estos dos geniales discos:

De Superjudge por ejemplo el tema titulo, es para mi una obra maestra de sicodelia y garaje stoner:
http://www.youtube.com/watch?v=zf49V2yB3Z4

y claro el Dopes to Infinity, un disco infinito para mi:
http://www.youtube.com/watch?v=XDJ3y_3yzGs&list=PLT9O0TegP_ylEkocaBiH4GCM53noxU6uT

yo nunca habia escuchado musica asi antes, estamos hablando del '95 o '96...aunque claro tambien te tiene que gustar el estilo que hacian, a años luz de Space Lord.

Si me entere Cesar, que cagada, una gran banda sin lugar a dudas y una a la que le segui la pista desde hace años y lei tu post, muy bueno claro, de hace unos dias....

Asi es Karlam, la banda es otra, los vi hace años en vivo, ahi por el '99 o el 2001, no recuerdo, y con Mundell sonaban fabulosos y me la pase de puta madre a pesar de que asisti solo y casi me peleo con un nazi que lo mas seguro es me hubiera matado de un coñazo pues sus brazos parecian muslos de futbolista. A la salida camine por el callejon detras del club y me encontre con Mundell, me le acerque lo salude, lo felicite, me dijo 'gracias' y luego hubo un silencio bastante incomodo, asi que cada uno se fue por su lado.
No he escuchado T.U.E.M.G., es la banda de Mundell? La verdad nunca si quiera me gusto Atomic Bitchwax asi que a ese tipo le perdi el rastro hace tiempo...

Anónimo dijo...

Mierda Ignacio, ¡gracias!, acabo de escuchar Superjudge sólo por que tengo una de esas madrugadas forzadas en la que tienes un cerro acumulado de chamba y necesitas tener algo que mantenga tu atención (ya que si prendo la tele me encuentro con el bodrio de la TELETÓN y sus "espectáculos", deberían tener un estándar de calidad, carajo)... sinceramente no se si al final lograré hacer un avance, pienso que terminaré en medio de un trip inducido por la música...